Del congelador a la mesa: ¿cómo cocinar una pechuga de pollo sin descongelarla previamente?

La mayoría de las personas tenemos el habito útil de freezar suficiente carne, pollo, entre otros alimentos necesarios para nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, muchas veces sucede que se nos ha pasado por alto retirar con anticipación lo que vamos a utilizar para cocinar o simplemente disponemos de poco tiempo para esperar a que se descongele nuestro alimento.

Afortunadamente siempre tenemos a nuestro alcance ciertos trucos o técnicas que podemos aprender para estos casos, como por ejemplo si elegimos cocinar una pechuga de pollo sin descongelarla previamente…

¿Cuáles son las claves para lograrlo?

Procedimiento:

  • En primer lugar es necesario que a las pechugas de pollo se las congele en bolsitas individuales y separadas una de otra, para que no se peguen formando un solo bloque.
  • Obviamente debemos limpiarlas de grasas y telillas que puedan tener para luego colocarlas en la bolsita.
  • Además se recomienda no filetearlas sino más bien que sea la pechuga entera, para que al cocinarlas queden de la misma forma homogénea.

Cuando retiramos las pechugas en sus bolsitas individuales del freezer, las vamos a colocar en una fuente para horno así congeladas como están.

    • Mientras tanto pre-calentamos el horno a 220º C, aproximadamente lo dejamos durante unos 5 o 10 minutos para que el horno este listo.
  • Ahora nuestro objetivo es que las pechugas congeladas salgan crujientes por fuera y jugosas por dentro, para eso vamos a preparar una mezcla de pan rallado, queso parmesano, cebolla crujiente y pimentón.
  • Así saldrán condimentadas perfectamente y las protegerá del horneado.
  • Para sellar bien este preparado especial le agregamos un toque de aceite de oliva removiendo todos los ingredientes.
  • Espolvoreamos toda la mezcla sobre las pechugas en la bandeja, también se puede agregar aceite de oliva o mostaza.
  • Las cubrimos muy bien a cada pechuga con la mezcla de pan rallado y los demás ingredientes.
  • Por último colocamos en el horno para darle cocción hasta que se doren la cobertura de pan.
  • Aproximadamente llevarán unos 30 minutos en el horno.
  • Finalmente estarán listas para degustarlas con nuestros comensales y saldrán crujientes por fuera y sabrosas en su interior.

Fuente: https://www.directoalpaladar.com

Dejar comentario